Visita a los datacenters 2019. Tercera parada: Beauharnois (Canadá)

La tercera etapa de nuestro recorrido nos lleva al otro lado del Atlántico, hasta el datacenter canadiense de Beauharnois. 

Esta localidad de 13 000 habitantes, situada 40 km al suroeste de Montreal, debe su nombre a un marqués, gobernador de Canadá, que en 1729 obtuvo una concesión señorial por orden del rey Luis XV. En 2012, casi tres siglos más tarde, OVH eligió Beauharnois para implantar su primer centro de datos fuera de Francia. ¡Y qué mejor forma de lanzarse a la conquista del mercado norteamericano que desde una ciudad cuyo nombre significa «bella provincia»!

Una parte del equipo de BHS
Una parte del equipo de BHS

Seis años después, este datacenter goza de una excelente salud:  Beauharnois cuenta con 82 trabajadores fijos y aloja más de 50 000 servidores, así como una unidad de producción de servidores que suministra el material a las regiones estadounidenses de Hillsboro, en Oregón, y Vint Hill, en Virginia.

Como en cualquier decisión, OVH tuvo en cuenta diversos factores a la hora de elegir esta ubicación para su centro de datos:

  • el potencial del terreno para permitir el crecimiento de la actividad,
  • la proximidad de una red eléctrica de alta tensión sólida y suficientemente dimensionada, y
  • la cercanía de puntos de presencia de telecomunicaciones para canalizar los datos desde y hacia nuestros clientes.

La región de Beauharnois cumplía de sobra con estos tres requisitos y se perfiló, por lo tanto, como la opción perfecta. En primer lugar, el recinto está formado por grandes naves industriales de ladrillo con una superficie total construida de 26 000 m2 en un terreno de 6 hectáreas. Por otro lado, se encuentra muy cerca de la central hidroeléctrica de Beauharnois, una de las centrales de agua fluyente más potentes del mundo. Este faraónico edificio de inspiración art déco, que se extiende a lo largo de más de 900 metros, tiene una caída de agua de 24 metros. Construida sobre el río San Lorenzo entre 1930 y 1960, esta central ofrece una potencia continua de 2 GW tras su reciente renovación.

Subestación eléctrica de Hydro-Québec
Subestación eléctrica de Hydro-Québec

Por último, Beauharnois está situada cerca de algunos de los puntos de interconexión de datos entre operadores internacionales más importantes, como son los PoP de Newark, Ashburn y Chicago.

OVH concede una gran importancia a la protección de los datos de sus clientes y tiene un posicionamiento único frente a los grandes proveedores de cloud estadounidenses y chinos. En este sentido, la implantación de OVH en Beauharnois nos permite ofrecer servicios cloud en Norteamérica sin estar sujetos a leyes estadounidenses como la Freedom Act (antigua Patriot Act).

A posteriori la elección parece obvia, pero también hacía falta una buena dosis de creatividad, ingenio y audacia para convertir una antigua fábrica de aluminio en un centro de datos ultramoderno.

Personalmente, al haber trabajado en una metalúrgica, esta gran transformación me parece todavía más asombrosa. Esos mismos pasillos que recorría hace 20 años, y cuyos hornos, depósitos, laminadores o prensas transformaban día y noche la materia, ahora están repletos de contenedores bien alineados en los que servidores de última generación procesan datos sin parar.

Alineación de los contenedores en la nueva nave
Alineación de los contenedores en la nueva nave

Más allá de la transformación industrial de la era posmoderna, con el paso de la materia a los datos, veo la impronta de un espíritu de desarrollo sostenible. ¿Cuántos polígonos industriales abandonados, vestigios de una industria pesada ahora deslocalizada, hay actualmente? En el caso particular de Beauharnois, OVH se ha encargado de descontaminar el recinto y lo renueva a medida que urbaniza su interior, ofreciéndole así una segunda oportunidad. La energía abastecida por Hydro-Québec es 100% renovable, ya que procede del giro de las 36 turbinas que conforman la presa; todo un ejemplo de desarrollo económico compatible con el respeto del medio ambiente.

Al instalarse en Beauharnois, OVH sentó un precedente. Actualmente, el ayuntamiento de esta localidad recibe numerosas solicitudes por parte de empresas de la nueva economía, sobre todo del sector de las criptomonedas, que han descubierto el potencial del lugar.

El próximo año, el datacenter mantendrá su velocidad de crucero con la reforma de una nueva nave, la cuarta de las ocho con las que contará la región. Asimismo, el grupo tiene previsto aumentar su capacidad eléctrica con el despliegue de una nueva línea de 2 MW, y dotar al complejo de la última tecnología de refrigeración diseñada por los equipos de OVH y que ya se ha implementado con éxito en Francia.

Gregory Lebourg, director global de Infraestructuras