Nueva planta en Croix (Francia): una fábrica puntera para la producción de servidores

2018 ha sido un año importante para OVH, con la apertura de la nueva planta de Croix para los equipos de Producción y Logística; un ejemplo más del buen hacer, la innovación y el mindset del grupo. Así lo explica Guillaume Hochart, director del proyecto, encargado de modernizar toda la cadena de producción.

¿Cuál es el objetivo de abrir una nueva planta para los equipos de Producción y Logística?

Guillaume Hochart: Debido al crecimiento exponencial de OVH, necesitábamos un nuevo centro de producción para Europa, además del de Beauharnois en Canadá y de la cadena de producción que tenemos previsto abrir en Estados Unidos. Con él, nuestra capacidad de producción anual va a pasar de 120 000 a 400 000 servidores. Pero, además de tener una nueva unidad, queríamos aprovechar para hacer que la fábrica fuera puntera, basada en el lean management. Esta es una filosofía que aplico desde hace muchos años y que ha demostrado su eficacia en sectores tan exigentes como la energía nuclear. Durante los 15 años en los que trabajé en el sector industrial, desde la grifería hasta el gas, pasando por la energía nuclear, adquirí algo de experiencia en lean management. Conozco su utilidad. Yo no era experto en informática, pero tenía la actitud que Octave Klaba ha sabido infundir a OVH. Aquí todo es ingenio y todo funciona como un catalizador de ideas, algo muy propicio para el lean. Este enfoque permite conciliar la mejora de los resultados de la empresa, especialmente el nivel del just in time, con la implicación de los trabajadores en la mejora y el diseño de sus entornos de trabajo. Y eso es lo que ha guiado el proyecto de la planta de Croix.

¿Qué entiende usted por «fábrica puntera»?

G. H.: La planta de Roubaix era práctica y eficaz. Ha ido evolucionando a medida que crecía la empresa respondiendo casi exclusivamente a criterios de eficacia. Pero ahora necesitábamos aumentar nuestra capacidad de producción y, al mismo tiempo, disfrutar de las tecnologías y métodos de producción más recientes. Por ejemplo, hasta ahora no habíamos puesto especial interés en destacar ante nuestros clientes la cadena de montaje. Hoy necesitamos poder enseñarles lo que somos capaces de hacer. La planta de Croix está pensada para servir de escaparate industrial ante nuestros partners y clientes. La idea es infundirles confianza en nuestra cadena logística y nuestra organización industrial para que no les quepa ninguna duda de que están eligiendo el proveedor adecuado. El centro de producción de Croix va a permitir demostrar en todo momento que dominar los procesos industriales representa una ventaja competitiva en cuanto a calidad, coste, plazos y flexibilidad.

¿Cómo se refleja eso en la práctica?

G. H.: La mejora de la productividad y el desarrollo de la agilidad deben estar al servicio del ser humano. Por ejemplo, la aplicación de una resina en el suelo para evitar cualquier vibración y, por lo tanto, facilitar el transporte de piezas por los robots es una oportunidad para reducir la penosidad para los trabajadores y que estos puedan centrarse en tareas de mayor valor añadido y disfruten de un mejor entorno de trabajo. La empresa 4.0 es también eso. De hecho, queremos que los equipos de Producción y Logística puedan expresarse con todo su ingenio y creatividad. Con los datos digitales de los que disponemos hoy en día, junto con la robótica avanzada y la automatización, los trabajadores van a poder estar más cualificados en proactividad, toma rápida de decisiones o ajustes en tiempo real. La gestión también se ha vuelto más visual para que los trabajadores puedan identificar de un vistazo las posibles anomalías y, de este modo, actuar rápidamente en consecuencia.

¿Y es ahí donde el lean management desempeña un papel más importante?

G. H.: Desde la perspectiva del lean management, todo el entorno tiene un propósito. Se pretende, entre otras cosas, la reducción del lead time, es decir, mantener bajo control el volumen de la producción en curso, los niveles de stock y la velocidad del flujo de las operaciones. También hemos trabajado en el tiempo de preparación para que los distintos componentes estén disponibles y listos para el montaje en el momento oportuno, al igual que en la industria del automóvil. Con más de un centenar de combinaciones posibles de servidores, OVH necesita mucha agilidad y flexibilidad para personalizar las máquinas. Esa es la ambición del concepto del one-piece-flow, que también aplicamos. Tenemos que ser muy eficientes entre la llegada de los componentes y la salida del producto acabado. El sistema just in time permite fabricar el 95% de los servidores en menos de 4 días.

¿Cómo se van a organizar los espacios?

G. H.: Los 14 000 m2 de este nuevo centro de producción deben permitir albergar tanto al centenar de personas de los equipos operativos de Producción y Logística como a sus unidades de producción. Siguiendo la lógica del lean management, hemos querido optimizar el espacio disponible para conservar una capacidad de desarrollo en el futuro, pero también para acoger a algunos proveedores. OVH ha optado por centrarse en su actividad principal: la integración de los elementos técnicos e informáticos, y confía a proveedores de confianza la fabricación de ciertos componentes, como las actividades de láser, soldadura y mecanizado de los metales. Estos proveedores vendrán a instalarse en la nueva planta para reducir el lead time y para mejorar la flexibilidad entre nuestros laboratorios y nuestros prototipos.

El equipo de Producción
El equipo de Producción

¿También va a haber laboratorios?

G. H.: La innovación debe ser permanente, y el centro de Croix permitirá concentrar los equipos, los espacios y las condiciones para que podamos mejorar la velocidad de innovación y el proceso de desarrollo de nuevos productos. Así pues, hemos previsto crear cinco laboratorios: uno de hardware, dedicado al rendimiento de los componentes y del servidor ensamblado; otro de software, para verificar la integración en el sistema informático y la actualización del software en todo el parque informático; un tercero de climatización, destinado al funcionamiento de los servidores en condiciones extremas de temperatura; un minidatacenter, para probar la distintas soluciones mecánicas, térmicas y estructurales; y, por último, un laboratorio de industrialización, para desarrollar nuevos productos, que está abierto a la innovación participativa.

¿Por qué han elegido Croix?

G. H.: La elección de una ciudad situada a pocos kilómetros de los datacenters de Roubaix es, lógicamente, una decisión estratégica para optimizar el abastecimiento. Además, esta cercanía permite que los hábitos de vida de los trabajadores no se vean demasiado alterados. Asimismo, el centro está bien comunicado por transporte público. Por otro lado, esta nave industrial de tipo catedral tiene un tamaño considerable, con techos de gran altura, muros rectos y suelos lisos. También se ha revisado la iluminación, para alcanzar los 500 lux y así disponer de un entorno de trabajo de calidad. En último lugar, las instalaciones ya disponían de toda la capacidad energética necesaria debido a su uso anterior.

¿Cuándo estará operativo?

G. H.: El centro está llamado a convertirse en el cuartel general de la actividad industrial de OVH. Estará dividido en dos partes: la logística y la producción. Quiero aprovechar para dar la enhorabuena a todo el equipo, que se ha mostrado abierto al cambio, ha demostrado su agilidad y se ha implicado a fondo para que todo esté listo a tiempo.