Migración de datacenters en caliente: ¡misión cumplida!

Actualizar versiones que ya no reciben soporte del editor, ampliar la extensión de un datacenter o sustituirlo, implementar planes de recuperación ante desastres...: existen muchas circunstancias en las que puede ser necesario mover cargas de trabajo (workloads) entre diferentes centros de datos. Nunca antes había sido tan fácil y rápido pasar de la Costa Oeste a la Costa Este de Estados Unidos o de Ámsterdam a Fráncfort. Y es que ya es posible migrar, en solo unos clics, las cargas de trabajo entre distintos datacenters a través de los túneles seguros de HCX. 

Para ofrecer algunas cifras, en solo cinco semanas un cliente ha podido mover 300 TB de máquinas virtuales —incluyendo la planificación, la instalación, la replicación y la transferencia—. En un solo día, ese cliente ha podido transferir 23 TB de datos, es decir, 1 TB por hora, entre los dos datacenters de Alemania. Otro cliente, por su parte, ha sido capaz de migrar de su datacenter más de 200 TB, repartidos en 750 máquinas virtuales, sin downtime.

Hace tan solo un año, estas migraciones en caliente habrían sido inimaginables. De hecho, el propio concepto de migración de workloads entre datacenters era ficción, y hacerlo en caliente, una quimera.

HCX, de VMware, es la tecnología en la que se basa la migración de las cargas de trabajo hacia la plataforma Private Cloud. Además de gestionar la migración segura de las cargas de trabajo, esta tecnología favorece una transición transparente garantizando la conexión de red entre el datacenter de origen y el de destino mediante una red L2 extendida (una stretched network). La máquina virtual enviada en caliente al Private Cloud no pierde en ningún momento la conexión con las demás máquinas con las que funciona en condicionales nominales.

HCX utiliza tres dispositivos: uno para gestionar la transferencia de las máquinas virtuales de un datacenter a otro (el dispositivo de puerta de enlace de nube o Cloud Gateway), uno que funciona junto con el anterior (el acelerador de WAN, o WAN Accelerator) y otro que sirve para la red extendida (Layer 2 Concentrator, o L2C). Estos dispositivos, o appliances, se despliegan automáticamente en el Private Cloud y requieren un cuarto dispositivo on-premises para gestionar el despliegue y la configuración de los primeros.

El Cloud Gateway aparece en el inventario como un host registrado
El Cloud Gateway aparece en el inventario como un host registrado

Explicándolo de forma resumida, se montan al menos dos túneles entre el datacenter de origen y el de destino (el Private Cloud de OVH): uno entre los Cloud Gateways para la transferencia de las máquinas virtuales y otro entre los L2C que, a su vez, creará la red extendida en caso de que sea necesario ampliar una subred. Evidentemente, en función del número de redes que sea necesario ampliar, es posible desplegar varios L2C.

Una vez desplegada la arquitectura on-premises, podrá ver en un panel las posibilidades de migración y tendrá acceso al historial.

Posibilidades de migración en el panel

Existen diversas formas de migrar máquinas virtuales: en caliente, en frío y lo que podríamos considerar una migración «tibia».

La migración en caliente es, con diferencia, la más impresionante. En solo unos clics, la máquina virtual se traslada al datacenter de destino sin perder su estado, su conectividad o su contexto. El procedimiento es parecido al de vMotion, conocido por los usuarios de VMware. El principio consiste en enviar el almacenamiento de la máquina virtual al datacenter de destino. Una vez que este almacenamiento esté totalmente sincronizado, se sincronizan la memoria y el procesador, y el datacenter de destino toma el relevo. Este método presenta una limitación: la secuenciación del procedimiento puede afectar a las cargas de trabajo que estén repartidas en varias máquinas virtuales, ya que requiere una latencia entre las máquinas muy baja. Una vez que se haya migrado la máquina virtual, la latencia entre los datacenters será perceptible.

Aumento de la latencia tras la migración

La migración masiva (o bulk migration), que antes hemos llamado «tibia», permite atajar este problema, añadiendo además funcionalidades de ayuda a la migración controlada. En este tipo de migración, se sincronizan una o más máquinas virtuales con el datacenter de destino cuando todavía están en el de origen, y se mantiene esta sincronización en el tiempo. La migración de todas las máquinas virtuales se realizará en la franja horaria más conveniente, elegida por el administrador que solicita la migración, y consistirá en apagar la máquina virtual en el datacenter de origen y en iniciarla en el datacenter de destino. Además de elegir el horario de la migración, también es posible personalizar la máquina virtual (actualización de VMware Tools, upgrade del hardware virtual, etc.). La migración simultánea de todas las máquinas virtuales nos obliga a plantearnos más preguntas sobre la latencia de la red extendida.

Migración

Por último, el método de migración en frío interrumpe el funcionamiento de las máquinas y, por lo tanto, está destinado principalmente a la migración de plantillas, archivos y backups. Esta migración se realiza con la máquina virtual apagada, y consiste simplemente en sincronizar los datos y migrar automáticamente cuando todos los datos han llegado al datacenter de destino.

En OVH llevamos más de tres años migrando cargas de trabajo de forma segura, primero en los datacenters de vCloud Air y después en nuestros datacenters propios. Durante este tiempo hemos migrado exabytes de datos en todo el mundo.

HCX ofrece una solución a muchos problemas relacionados con la migración, tanto en lo referente a la operatividad de las máquinas virtuales durante su transferencia como a la necesidad de migrar grupos de máquinas virtuales o a la conexión de red entre los diferentes datacenters. No obstante, hay que combinarlo con un trabajo de arquitectura —preparando la migración con antelación y dimensionando de forma adecuada el datacenter de destino, que podremos adaptar más adelante, en el Private Cloud de OVH—. También es necesario realizar una estimación del tiempo de migración y preparar la estrategia asociada a las diferentes cargas de trabajo del datacenter de origen. El resto es solo cuestión de algunos clics en HCX.

François Loiseau, director técnico de Private Cloud en OVH