Cómo concilia OVH el desarrollo en EE. UU. con su identidad europea

Todos los grandes proveedores de cloud en Europa son americanos excepto uno: OVH. Esta posición única en el plano europeo permite a OVH garantizar a sus clientes europeos que no están sujetos al derecho estadounidense, especialmente a la Ley Patriota. Con esa lógica, OVH implantó en 2011 una de sus filiales en Quebec (Canadá), para ofrecer servicios en Norteamérica permaneciendo fuera del ámbito de aplicación de la Ley Patriota. OVH está actualmente desplegando nuevos centros de datos en todo el mundo. Entre las nuevas localizaciones elegidas aparece EE. UU., ineludible primer mercado mundial del cloud, con una tasa de crecimiento que se aproxima al 35% anual. OVH trabaja en una estructuración jurídica que le permita adentrarse en el mercado estadounidense sin perder su posicionamiento único en Europa.

Cuando hablamos de derecho estadounidense, nos puede venir a la mente la Ley de Derechos de Autor para el Milenio Digital (Digital Millennium Copyright Act), pero principalmente pensamos en la Ley Patriota (Patriot Act), que permite a las agencias gubernamentales de Estados Unidos acceder a los datos de los usuarios de los proveedores de servicio estadounidenses.

La cuestión de la protección de los datos

OVH siempre ha estado particularmente comprometida con la protección de los datos de sus clientes. Como prueba de ello, podemos citar el caso Wikileaks (1) o la exención obtenida de la ICANN en cuanto a la disposición del Acuerdo de Acreditación de Registradores 2013 relativa a la conservación de los datos (2). OVH también tiene un corresponsal de Informática y Libertades y unas normas corporativas vinculantes (Binding Corporate Rules) de intercambio de datos entre las empresas del grupo.

OVH US aislada de las demás entidades del grupo

Por todo ello, el grupo OVH trabaja desde hace varios meses en encontrar la mejor forma de separar la futura entidad americana de las demás empresas del grupo y aislarla con el objetivo de garantizar que los datos de los clientes actuales del grupo no se vean afectados por su desarrollo en Estados Unidos.

Esta tarea pone de relieve la necesidad de una estructuración jurídica del grupo OVH que permita asegurar que no exista ningún vínculo jurídico entre las sociedades comerciales europea y canadiense con esta futura entidad americana.

Aquí pueden considerarse varias opciones de implantación, como la creación de una nueva entidad, OVH US, o el crecimiento externo a través de una alianza con un actor ya presente en EE. UU. En cualquiera de los casos, las herramientas, sistemas de información, bases de datos, etc. nunca serán compartidos entre OVH US y las demás sociedades del grupo OVH.

Ningún trabajador del grupo OVH podrá acceder a las infraestructuras americanas, aparte de los trabajadores de OVH US. De igual modo, los trabajadores US solo podrán acceder a las infraestructuras y sistemas de información de la filial US.

Este aislamiento no solo se traducirá en términos de localización geográfica, sino también de seguridad lógica. Nuestras entidades europeas, africanas y canadienses no permitirán contratar servicios localizados en EE. UU.; los clientes no americanos deberán contratar directamente con OVH US. Esa será la única forma en la que un cliente europeo, por ejemplo, podrá estar sujeto al derecho americano: contratando deliberadamente con OVH US. Los datos de los clientes no americanos nunca serán duplicados o mirrored en el territorio estadounidense, y viceversa.

Más información: cómo restringirá OVH el ámbito de aplicación del derecho estadounidense a los EE. UU.

Con arreglo a la constitución americana y su decimocuarta enmienda, para que una agencia gubernamental estadounidense pueda hacer un requerimiento directamente a una empresa, es necesario que dicha empresa esté sujeta al derecho estadounidense. El caso de World-Wide Volkswagen Corp. contra Woodson en 1980 reafirmó este extremo para las empresas no americanas.

Una empresa puede estar sujeta al derecho estadounidense si tiene su sede en EE. UU., si tiene una oficina o sucursal en territorio estadounidense o si tiene suficientes «contactos mínimos» con Estados Unidos*.

Para evitar que una empresa europea o canadiense del grupo pueda tener estos «contactos mínimos», hemos decidido que OVH US sea la única empresa del grupo que opere en territorio estadounidense. La empresa americana también tendrá su propio comité ejecutivo, garantizando así una autonomía real en la toma de decisiones para llevar a buen término la ambición del grupo en territorio americano. Estas elecciones se inscriben en el espíritu de las decisiones del Tribunal Supremo Daimler AG contra Bauman, 134 S. Ct. 746, 759 (2014) y Volkswagenwerk Aktiengesellschaft contra Beech Aircraft Corp., 751 F.2d 117, 120 (2d Cir. 1984).

*Caso Goodyear Dunlop Tires Operations, S.A. contra Brown 2011.

1. Fue noticia en diciembre de 2010. Debido a que OVH no había recibido ninguna notificación LCEN o mandato judicial ordenándole la suspensión del servidor dedicado que alojaba el sitio web Wikileaks, mantuvo el servicio a pesar de que varios miembros del gobierno francés de la época estimaban que un sitio web de esas características no debía estar alojado en territorio francés.
2. OVH, primer agente registrador que ofrece las nuevas extensiones cumpliendo la ley de conservación de datos