Las nuevas tecnologías al servicio de una agricultura más inteligente

Un caso de éxito

Green spin
Análisis de datos complejos y geolocalizados

Análisis de datos
complejos y geolocalizados

Integración de Public Cloud y servidores dedicados

Integración de Public Cloud
y servidores dedicados

Cientos de usuarios en todo el mundo

Cientos de usuarios
en todo el mundo

Resumen

¿Cuál es el momento ideal para la siembra y la recolección? ¿Qué cantidad de abono es necesaria? ¿Está justificado el uso de pesticidas? GREENSPIN, la aplicación web desarrollada por la startup alemana del mismo nombre, es capaz de ofrecer recomendaciones adaptadas a cada campo de cultivo, optimizando así el trabajo de los agricultores. Los algoritmos de GREENSPIN, que analizan imágenes de satélite y explotan los datos meteorológicos de los últimos quince años, no solo son útiles para los agricultores: al limitar la contaminación del suelo, también son beneficiosos para el planeta.

En los últimos cien años, la productividad agrícola no ha dejado de crecer gracias a los avances en el campo del fitomejoramiento —la mejora genética de las plantas—, la introducción de fertilizantes y otros agentes químicos, así como el uso de maquinaria agrícola cada vez más grande y eficiente. Pero la agricultura intensiva tiene sus límites, y muchos agricultores creen que la próxima revolución agrícola vendrá de la mano de las nuevas tecnologías y, en particular, del uso de los datos a través del big data y el machine learning.

Actualmente, los agricultores ya utilizan sistemas de conducción automática por GPS para fertilizar el suelo con una precisión que antes era impensable, y disponen de herramientas digitales que les ayudan a gestionar sus cultivos. «En la edición de Agritechnica, la feria de maquinaria agrícola más grande del mundo, celebrada en Hannover en 2015, los visitantes descubrieron una auténtica avalancha de aplicaciones y máquinas inteligentes muy prometedoras. Sin embargo, los beneficios de estas soluciones no son tan evidentes para los pequeños agricultores», explica Sebastian Fritsch, director de operaciones de GREENSPIN. «Muchas veces son los desarrolladores o fabricantes los que salen ganando, ya que las aplicaciones o máquinas recopilan datos de los usuarios que les permiten mejorar sus herramientas y asegurarse un puesto entre los líderes del mercado en el futuro. En el peor de los casos, los agricultores acaban siendo dependientes de determinadas aplicaciones, que pueden llegar a aprovecharse de esta situación de desequilibrio. Y esto no beneficia ni a los agricultores ni al consumidor final».

Por eso GREENSPIN ha diseñado una solución alternativa a las de los proveedores de software tradicionales; una solución que explota datos de libre acceso y que no crea una dependencia por parte del agricultor.

El desafío

En 2012, los cofundadores de GREENSPIN, Sebastian Fritsch y Gunther Schorcht, empleados por aquel entonces de la Universidad de Würzburg (Baviera), decidieron pasar de la teoría a la práctica fundando su startup. A ellos se unió Clemens Delatrée, quien había trabajado como consultor medioambiental en el sector privado. Con la ayuda de una beca del Ministerio Federal de Economía y Energía alemán (Bundesministerium für Wirtschaft und Energie, BMWi), fundaron de forma oficial su empresa en 2013, aunque siguieron manteniendo una estrecha relación con el Departamento de Teledetección de su antigua universidad, en la que habían realizado diversas investigaciones que se convirtieron posteriormente en la base de la tecnología de GREENSPIN.

Enseguida entendimos las múltiples aplicaciones que, para la industria agrícola, podría tener la explotación de los datos geolocalizados como las imágenes vía satélite, los archivos y las previsiones meteorológicas. La mayoría de estos datos son accesibles al público de forma gratuita, pero casi nunca se utilizan debido a su complejidad. De ahí surgió nuestra idea de crear una herramienta capaz de procesar estos datos en segundo plano y de ofrecer a los agricultores recomendaciones sencillas y fáciles de seguir, sin necesidad de entender todos los detalles ni los cálculos realizados.

A moyen terme, l’agriculteur qui utilise Mofato et ses instruments de planification va diminuer sa consommation d’engrais et pesticides, et peut espérer améliorer son rendement.

 

La aplicación GREENSPIN descarga las últimas imágenes de satélite en alta definición publicadas por la NASA y la ESA (la Agencia Espacial Europea), que proporcionan información muy valiosa sobre las condiciones de los cultivos, y compara esta información con los datos meteorológicos disponibles. De este modo, la aplicación comparte con el usuario un panel en el que se muestra, parcela por parcela, el período ideal para la siembra o la cosecha, así como el momento adecuado para utilizar fertilizantes (y qué cantidad de estos últimos aplicar) o si es necesario recurrir a pesticidas. «A medio plazo, el agricultor que utiliza GREENSPIN y sus herramientas de planificación reducirá su consumo de fertilizantes y pesticidas y, por lo tanto, mejorará el rendimiento de sus cultivos. Esto beneficia, no solo al planeta, sino también a su bolsillo».

La solución

«Un requisito fundamental para nuestra aplicación es la escalabilidad de la infraestructura informática subyacente», explica Sebastian Fritsch. Tenemos que analizar las imágenes de satélite y los datos meteorológicos de los últimos quince años para cada sector agrícola. Esta enorme cantidad de datos requiere una gran potencia de cálculo. Por eso, nuestra startup decidió participar en el programa Digital Launch Pad de OVH y migrar su infraestructura a servidores dedicados de OVH, que complementamos con instancias de Public Cloud. Esto nos permite realizar cálculos paralelos, necesarios para compartir las recomendaciones con nuestros usuarios rápidamente, y escalar con mayor facilidad. Con OVH como socio, estamos totalmente preparados para afrontar cualquier reto en el futuro».

El resultado

Desde su presentación al público en el salón Agritechnica en noviembre de 2015, el número de usuarios de la aplicación no ha dejado de crecer. Esto se debe, en buena parte, a que los pequeños agricultores no tienen que pagar nada por usar la aplicación. A cambio, al utilizarla permiten a la startup mejorar y perfeccionar continuamente la solución para poder comercializarla también entre las grandes explotaciones agrarias, que cuentan además con un soporte personalizado y funcionalidades a medida.

Ya contamos con más de 130 usuarios en Alemania. Ahora estamos explorando el mercado de Europa del Este, especialmente de Rumanía, y tenemos previsto ampliar nuestros horizontes aún más en 2017. Ayudamos a estas explotaciones a optimizar sus procesos. También tenemos previsto seguir avanzando, promoviendo la creación de redes de agricultores independientes para que puedan compartir su experiencia y ayudarse entre sí. Estamos convencidos de que el fomento de una agricultura independiente, tanto de las empresas de software como de las multinacionales de la industria agroalimentaria, beneficia a los consumidores.